Afortunadamente el cáncer de mama es un cáncer susceptible de detección precoz, ya que los requisitos necesarios: período asintomático o subclínico en el que es posible detectarlo, existencia de una prueba sensuible, específica y segura que sea aceptada por una población, y además el tratamiento en estadíos precoces supone una mejora con respecto al tratamiento en fases más tardías.

La mencionada prueba sensible, espec´fica, segura y fácilmente aceptada por la población no es otra que la mamografía, ya que es el único método que ha demostrado, realizandolo en las mejores condiciones, ser capaz de disminuir la mortalidad en un 30% en un período entre 5 y 7 años.

forex club libertex como funciona

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres, y a pesar de los avances conseguidos en el tratamiento en los últimos años, el hecho de que sean diagnósticados en estadíos avanzados hace que las cifras de mortalidad no desciendan y que las mujeres sufran intervenciones mutilantes en la mayoría de los casos.

Para abordar este tema, no pueden en la actualidad montarse estrategias de prevención primaria, ya que aunque se han estudiado multitud de factores de riesgo asociados con el cáncer de mama, en muchas mujeres, aparte del sexo y la edad, no ha sido posible identificar ningún otro, y en otras los factores que en los diversos estadíos han demostrado tener algún peso, son difícilmente modificables (antecedentes personales o familiares de cáncer de mama, edad de la menarquía o el primer hijo, etc)

Se viene desarrollando en el Hospital de San Sebastián de Écija, en colaboración con el Servicio Andaluz de Salud, el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama. Con una duración bianual se quiere realizar una mamografía a todas las mujeres de 50 a 65 años de edad de Écija, Cañada Rosal, La Luisiana, Fuentes de Andalucía y La Campana.

Los datos de morbimortalidad del cáncer de mama femenino constituyen un importante problema de salud. Aunque los datos de mortalidad por dicho cáncer en Andalucía son más bajos que en el resto de las Comunidades Autónomas, dichas cifras han ido aumentando a lo largo de los últimos años. De todas formas, es la primera causa de muerte por neoplasia maligna en las mujeres andaluzas y la primera causa de pérdida de años potenciales de vida.

La edad de entrada en el Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama en Andalucía es a los 50 años, ya que a edades más tempranas, la sensibilidad y especificidad de la prueba disminuye.

En la edad de salida del Programa parece existir mayor consenso, ya que con la edad, la participación disminuye y si una mujer tiene una mamografía negativa a los 65 años, parece que las probabilidades de que muera por cáncer de mama van a ser escasas.

La metodología usada en la mayoría de los Programas es la mamografía en doble proyección que es leída por dos radiólogos independientes.

La periodicidad de la prueba está establecida en dos años, teniendo en cuenta el período de tiempo que transcurre desde que el tumor puede ser detectado por la prueba hasta que da manifestaciones clínicas.

La premisa fundamental para que un Programa de estas características cumpla el objetivo de disminuir la mortalidad, es que la participación sea superior al 70%.

Los Objetivos del Programa son:
  Disminución de la mortalidad por cáncer de mama al menos en un 30% entre 5 y 7 años.

Diagnosticar el mayor número de tumores en estadíos precoces.

Mejorar la calidad de vida de las mujeres diagnosticadas y tratadas, al poderle ofrecer intervenciones menos mutilantes.